En Boca de Todos

 

Sommeliers

sommelier-cono-sur

Siempre es una excelente idea estar cerca de un buen sommelier al momento de escoger un vino, pero ¿quiénes exactamente son estos sabios expertos que saben tanto sobre vino y comida?

Comencemos por el principio, que como muchas otras cosas se remonta a la época de la Edad Media. La palabra sommelier tiene un origen francés. Proviene de “somme”, cuyo significado ha evolucionado desde carga, generalmente referida a cantidades de vino y comidas transportadas en mula y llevadas a los chateaux y castillos de la época. El hombre que conducía la mula, responsable del transporte y entrega de los productos, era conocido como “sommier”, término que posteriormente evolucionó al que todos conocemos como sommelier. Con el pasar de los siglos, los sommeliers focalizaron su trabajo exclusivamente en el vino y lo que lo rodea.

Hoy día podemos definir sommelier como una persona que ha sido entrenada para ser un entendido profesional del vino, que por lo general trabaja en restoranes y/o hoteles finos y exclusivos, especializándose en todos los aspectos del vino y su servicio. Un sommelier debe degustar vinos, seleccionarlos para el hotel o restorán donde trabaja, confeccionar una carta de vinos, ser el responsable de crear un buen ambiente de guarda y rotación para los vinos, entrenar al resto del staff culinario del lugar, maridar y sugerir qué vino complementará bien cada plato del menú y básicamente dar un buen consejo al comensal al momento de escoger el vino.

Hay diferentes caminos que se pueden escoger para convertirse en sommelier, pero para tener una certificación profesional son necesarios algunos años de estudio, y más aún si se busca acceder al grado más alto posible, Maestro Sommelier. Dicha certificación es otorgada por el Tribunal de Maestros Sommeliers (Court of Masters Sommeliers o CMS), originario de Gran Bretaña, luego de participar en una gran cantidad de degustaciones alrededor del mundo. Es un título muy prestigioso, de hecho, actualmente hay sólo 124 Maestros Sommeliers distribuidos por todo el mundo.

Pero los sommeliers jamás terminan realmente de estudiar, pues trabajan con una sustancia viva y en constante transformación. El vino cambiará y evolucionará producto del tiempo de guarda, variará su calidad según la cosecha, y producirá diferentes sabores según su temperatura y circunstancias externas. Un sommelier debe estar permanentemente degustando para perfeccionar sus diferentes sentidos y potenciar su capacidad analítica, con el fin de dar un buen consejo en la elección del mejor acompañante para cada plato.