En Boca de Todos

 

Harvest Report 2009 / By Matías Ríos, Winemaking Manager

vendimia-290

Al igual que en los años 2007 y 2008, la vendimia 2009 fue de muy buena calidad. 
Nuevamente hubo ausencia de lluvias en toda la temporada de cosecha, y días luminosos con temperaturas medias a altas en el día y muy frescas en la noche.
Con estas condiciones la palabra “Botritis” no se escuchó en ningún valle de Chile siendo una de las vendimias más sanas que hemos tenido. Si bien hubo que trabajar en los manejos de viñedo y en la regulación de los riegos para mantener los aromas varietales – sobre todo en las variedades blancas – fue una vendimia tranquila y ordenada que entregó excelentes vinos, tanto en blancos, Pinot Noir y tintos varios.
En general fue un año normal, sin catástrofes climáticas de ninguna especie. La primavera no presentó heladas ni lluvias durante la floración, por el contrario, hubo buenas temperaturas y luminosidad, lo que permitió una excelente cuaja y por ende muy buenos racimos. De hecho, hubo que estar muy atento en hacer un buen ajuste de carga para evitar sobre-producciones, especialmente en las variedades blancas. Aquel que hizo bien este trabajo aseguró una buena calidad final en sus vinos.
El verano fue seco, como es habitual en nuestro país, con temperaturas altas durante el día, y noches más frescas.
El otoño confirmó que tendríamos una vendimia excelente: durante marzo las temperaturas se mantuvieron dentro del rango medio a alto durante el día – lo que en algunos momentos nos obligó a mantener los riegos más allá de lo habitual – pero con noches muy frías. Esta gran amplitud térmica permitió una muy buena madurez fenólica y especialmente de taninos, concordando con el pick de color, aromas frutales y expresividad. Como resultado, obtuvimos vinos vivos de color rojo violáceo, aromas intensos a frutas rojas, elegantes, y nada de herbáceos; y en boca, vinos jugosos, de taninos maduros, redondos, cremosos….una delicia de vendimia.
En cuanto a los volúmenes de producción nacional en general, las variedades blancas se destacaron por un rendimiento normal a alto – sobre todo en los viñedos de quienes no supieron ajustar a tiempo su fruta – mientras que las variedades tintas se mantuvieron dentro del rango normal de producción.
Ahora repasemos la vendimia en cada uno de los valles:

Limarí
Al ser un valle costero nortino, Limarí es conocido por su estabilidad y capacidad para madurar cada variedad en su momento enológico perfecto. Dada su ubicación al norte de nuestro país, es un lugar que goza de ausencia de lluvias, temperaturas moderadas por estar en la costa, muy buena luz y primaveras envidiables. Debido a estas condiciones, es normal alcanzar la calidad esperada, con extraordinaria intensidad aromática tanto en las variedades blancas como tintas. Estas últimas destacaron por su excelente concentración, sobresaliendo por sobre todas las variedades, el  Syrah, cosechado en mayo, con un ciclo vegetativo muy largo, que en clima frío costero, permite desarrollar  una fruta única, con taninos poderosos y muy refinados, el 2009 dará que hablar en el Syrah  de Limarí.

Casablanca
Fue un buen año para Casablanca, pero también fue aquí donde se concentraron las mayores cantidades de fruta de aquellos productores que no ajustaron su carga después de la generosa cuaja, resultado de una excelente primavera. En este valle hubo que trabajar muy cuidadosamente el manejo del follaje  y la carga frutal de las plantas. Aquí, los viñedos que fueron bien trabajados obtuvieron una óptima calidad en sus vinos. 
La ausencia de lluvias en toda la temporada permitió una excelente sanidad. En las variedades blancas hubo que mantener los racimos protegidos del sol, con sus hojas verdes y sin parar el riego hasta el momento de la cosecha. Como resultado, obtuvimos vinos de gran intensidad frutal, blancos cítricos, minerales, de gran boca y con la cremosidad característica de Casablanca.
Los Pinot Noir fueron  cuento aparte….la gran luminosidad característica de esta vendimia permitió entregar vinos de gran color y excelentes en cuanto a aromas. Muchas berries, cherries, fruta roja fresca, golosa e intensa, taninos maduros y muy concentrados. Realmente hay Pinot Noir de calidad pocas veces vista. Lo que sí, hubo que saber esperar el momento de cosecha con paciencia. Aquel que se puso nervioso antes de tiempo, no tendrá un mal vino…pero se habrá perdido la tremenda oportunidad que nos regaló este año. 

San Antonio

Hablar de San Antonio es repetir las bondades que vivimos en Casablanca: excelentes condiciones generales, con temperaturas medias más frías que el resto de los valles, lo que permitió mantener el frescor de la fruta en forma más fácil.
Para Cono Sur, lo más llamativo de este año en San Antonio fue que sacamos las primeras producciones 100 % orgánicas de Sauvignon Blanc, Chardonnay y Pinot Noir, con excelentes resultados, lo que elevará la calidad de nuestra línea de vinos orgánicos a niveles súper Premium. 

Maipo
En Maipo continuaron las mismas condiciones de excelencia que en el resto del país, acentuándose  en este valle  la gran amplitud térmica, lo que contribuyó  a una mayor concentración tánica y madurez fenólica.  El 2009 fue un excelente año para Maipo, y de manera particular para el Cabernet Sauvignon, ya que fue el más beneficiado por las condiciones climáticas, donde los taninos maduraron junto con la fruta fresca y el color violáceo.  Estos vinos vendrán con mucha fruta roja, vibrante y jugosa, taninos redondos, maduros y suaves: vinos vivos y elegantes a la vez. Muy bien para Maipo.

Colchagua
En Colchagua se repiten las excelentes características que en el resto del país, como la ausencia de lluvias y la buena luminosidad. Las temperaturas fluctuaron entre medias y altas, permitiendo una buena madurez tánica, sin aumentar el grado alcohólico a niveles perjudiciales, como esperaban los enólogos más pesimistas.  Fue, por lo tanto, una vendimia muy equilibrada.
En cuanto a las variedades blancas  de Colchagua, el Viognier se destacó de manera especial. Las buenas temperaturas permitieron tener una excelente madurez fenólica, potenciando a la vez los aromas de frutas maduras, como duraznos y damascos tan típicos de esta variedad. Serán vinos con gran concentración y expresividad de la variedad.
En las variedades tintas el Carmenere se robó la película,  obtuvo una madurez sobresaliente, con abundante fruta negra, y ausencia absoluta de tonos herbáceos….¿Piracina? no existió este año.  Ojo también con los Merlot y Malbec.

Maule
En el valle del Maule, que se encuentra un poco más al sur, empezó a sentirse la ausencia de lluvias. Debido a la falta de humedad general en los suelos, se adelantó la cosecha en aproximadamente diez días para no tener problemas de deshidratación en las uvas. Esto, sumado al bajo rendimiento de las plantas por la falta de agua, resultará en vinos de gran concentración frutal.

Bío Bío

Al igual que en el resto del país, la vendimia en el valle del Bío Bío fue muy sana, limpia y sin lluvias. Fue el valle que más se adelantó producto de la ausencia de humedad en la tierra. La fruta fue cosechada entre 2 y 3 semanas antes de lo habitual, lo que produjo en la uva una excelente acidez. Los vinos del Bío Bío vienen muy equilibrados y expresivos. El Pinot Noir promete mucho, pero el Riesling se destaca de manera particular. El adelanto de esta cepa más bien tardía significó que pudiera madurar aromática y fenológicamente con mejor luminosidad y mejores condiciones generales, dando como resultado un Riesling muy intenso en sus aromas, con la madurez justa en la expresión y el potencial propios de la variedad.
También cabe destacar en relación a este valle que nuestro Cono Sur Sparkling promete tanto y más que las cosechas anteriores.

En conclusión, la vendimia 2009 permitió que cada una de las variedades fuera cosechada en su mejor momento, siendo una vendimia limpia y ordenada.
Nuevamente estamos muy agradecidos del año, felices de tener los vinos que se están formando en la bodega, impresionados con la calidad que nos entrega cada valle, lo que día a día nos hace convencernos aún más de las tremendas condiciones naturales que tiene Chile para entregar vinos de altísima calidad.
Salud por la vendimia 2009!!