En Boca de Todos

 

Detrás de la Huella de Carbono

1

Conversamos con cuatro integrantes de Viña Cono Sur que han estado detrás del proceso de medición de la huella de carbono de la empresa para conocer sus opiniones y apreciaciones: María Elena Martinos – Jefa de Marketing y Desarrollo Sustentable – Guillermo Sánchez – Enólogo –  Gustavo Amenábar – Gerente Agrícola – y Gregorio Maulén – Subgerente del Fundo Santa Elisa en Chimbarongo.

María Elena Martinos

¿Por qué Cono Sur tomó la decisión de medir su Huella de Carbono?
Desde el 2007, año en que definimos neutralizar la huella de carbono producida por el transporte de nuestros productos, Cono sur ha tomado la decisión de incorporar la variable del Cambio Climático en su planificación estratégica. El objetivo de optimizar el rendimiento de las distintas áreas de la empresa en términos de reducciones de GEI (Gases Efecto Invernadero), a través de la fijación de metas de reducción, ha traído consigo la necesidad de efectuar un inventario de nuestras emisiones directas e indirectas para contar con un diagnóstico exacto de las fuentes emisoras.
De ahí nació el “Proyecto Huella de Carbono”, un cálculo detallado que representará una herramienta de gestión fundamental para la mejora de la competitividad climática de nuestra Viña, permitiéndonos comparar la variación de las emisiones de GEI por área, proceso o actividad de año en año, y  medir el resultado de las diferentes acciones de mitigación que se implementarán. Dada la gran preocupación internacional por el cambio climático, creemos que hoy una empresa con presencia internacional como Cono Sur no puede ignorar el problema, mostrando una fuerte señal tanto en su cadena productiva como en los mercados y consumidores de todo el mundo.

¿Cómo esta decisión de medir la Huella de Carbono ha influido en el equipo de Cono Sur?
Para lograr que Viña Cono Sur se siga desarrollando de forma sustentable se necesita el apoyo y el aporte de cada miembro de la empresa. Considerando que cumplir un objetivo de forma sustentable implica un esfuerzo extraordinario para cada uno, hay que lograr el compromiso de las personas hacia la causa antes de exigirles este esfuerzo. Es por eso que, con el fin de obtener la máxima colaboración por parte de todos a este proyecto, que requiere la recolección de muchos datos de todas las áreas de la empresa, hemos organizado una detallada capacitación para explicar a nuestro equipo el objetivo de este proyecto, que es tomar un rol activo como empresa en la mitigación del cambio climático.

Viña Cono Sur lleva años en su compromiso con el medio ambiente, y nuestra gente ya está sensibilizada al respecto. Por lo tanto, no ha costado mucho que se entusiasmen con este nuevo desafío,  colaborando de la mejor de las formas.

Guillermo Sánchez

¿Cómo va a influir la medición de huella de carbono en la bodega?
La medición de la huella de carbono en la bodega de vinos influirá positivamente, en el sentido de que tendremos indicadores reales de nuestro consumo y eficiencia. Sin duda, esto llevará a la revisión de los protocolos y definiciones de procesos en que se utilizan combustibles u otros insumos.

¿En qué crees que puede influir esta tendencia mundial en la producción de vino en Chile? ¿Y en Cono Sur?

Esta iniciativa influirá en la producción de vino, ya que contaremos con la información clara y concisa, lo cual ayudará a considerar las magnitudes del gasto para comparar en el futuro con los estándares nacionales, y servir de ejemplo a toda la industria vitivinícola.

En Cono Sur esto generará un real compromiso de todos los involucrados para ir mejorando evaluación tras evaluación, al entender el impacto en el medio ambiente de nuestra actividad productiva para la elaboración de vino. Completaremos nuestro compromiso con el medio ambiente al estar conscientes de las implicancias de nuestros procesos, lo que nos ayudará a tomar mejores decisiones en base a información real.

Gustavo Amenábar

¿Cómo va a influir la medición de huella de carbono en el área agrícola de Cono Sur?
Pienso que va a influir muy positivamente en todo el equipo agrícola, pues todos tienen mucha conciencia del respeto y conservación del medio ambiente, ya que este

compromiso está plasmado en la política medioambiental de la empresa. Esta política medioambiental se ve reflejada  en todos los manejos orgánicos y sustentables que maneja la Viña, los que incorporan mayor biodiversidad a nuestros sistemas productivos, tratando de cambiar la condición de monocultivo de la vid, aprovechando el gran potencial agroclimático que tenemos, incorporando el control biológico como una herramienta eficaz y amigable con el medio ambiente, y cultivando diversas cubiertas vegetales que incluyen biomasa y biodiversidad al sistema agrícola, así como también refugio natural a los enemigos naturales. 

Junto al cálculo de la Huella de Carbono, todo esto reafirma el fuerte compromiso que tenemos en los manejos sustentables y limpios en la agricultura que realizamos. Además, actúa como una oportunidad de apertura de mentes, al incorporar nuevas herramientas para tomar aún mayor conciencia de lo que significa la simple labor de trabajar con un tractor o encender una maquinaria: hoy día se puede ver cuantificado el impacto que ello produce.

Además, con este nuevo avance los administradores serán mucho más conscientes en el uso de la maquinaria y uso de los recursos e insumos utilizados en la agricultura tanto orgánica como integrada.

¿En qué aspectos crees que puede influir esta tendencia en la viticultura chilena?
Creo firmemente en un cambio de mentalidad en la industria, ya que con esta herramienta mucha gente se dará cuenta del mal uso que hace de los recursos y el daño que esto produce al ser cuantificado. Además, es una tendencia mundial el preferir productos de origen más natural o amigables, lo que obligará a toda la industria a una reformulación de sus políticas y a tener una reacción hacia esa senda.

Además, se intensificará el uso racional de los recursos naturales como lo son el agua para riego, los fertilizantes, los combustibles y  los agro-insumos en general. Es habitual encontrar muchos agricultores que no saben regar o no hacen cálculo alguno de un riego más preciso y eficiente.

También creo que en la industria se verán los efectos positivos de los manejos sustentables en el tiempo, el uso de nuevas técnicas de cultivos, limpios y cuidadosos con el medio ambiente. Sin embargo, todo este cambio de mentalidad, tan necesario para la industria, será paulatino.

Además, las empresas que comercializan productos agrícolas se verán obligadas a ser más verdes y cuidadosas con lo que recomiendan, ya que hoy en día están más interesadas en vender, sin preocuparse necesariamente por el medio ambiente.  Este cambio se debe traducir en que las compañías den las herramientas necesarias a los productores vitivinícolas, para reducir los montos totales de ingredientes activos a utilizar por hectárea.

En definitiva, le veo puros efectos positivos a corto y largo plazo. La integración necesaria entre el medio ambiente, los aspectos culturales, tecnológicos y económicos harán posible este cambio.

Gregorio Maulén

Tú has trabajado en Viña Cono Sur desde sus comienzos. ¿Cómo ha sido la evolución de la relación que la Viña ha mantenido con el medio ambiente?
Cono Sur se ha destacado por el continuo mejoramiento en el tema ambiental. Por ejemplo, desde sus inicios se instaló en nuestros viñedos el manejo integrado, donde se destaca el monitoreo de plagas o enfermedades para actuar solamente si existen. Luego nos enfocamos en la búsqueda de nuevas formas de mejorar el entorno, y se tomó la decisión de incorporar un grupo de hectáreas de viñas que serían manejadas orgánicamente, para después de 3 años de transición obtener nuestra primera certificación. Paralelamente, se incorporó a Cono Sur un sistema de gestión para calidad y medio ambiente, obteniendo con esto nuestra certificación de las Normas ISO 9,001 y 14,001, ambas el mismo año. Después, tomamos certificación APL, que es un acuerdo de producción limpia implementado por las autoridades.

En resumen, todo esto ha llevado a un trabajo constante con las personas, capacitando y creando conciencia ambiental para cuidar el entorno, ya que son nuestros trabajadores los que realmente están todo el día realizando sus labores en el campo. Esto tiene un propósito de asegurar la sostenibilidad de la producción de  nuestras uvas, al ser producidas sin dañar la salud de las personas ni la del medio ambiente.  

¿Cómo fue el proceso de medición de la huella de carbono en el Fundo Santa Elisa?
En el Fundo Santa Elisa fue fácil recolectar los datos porque debemos destacar que ya tenemos implementado en este fundo el sistema de gestión ISO 9,001 y 14,001. Con esto en funcionamiento, sólo tuvimos que reunirla información que se necesitaba y llevarla a las planillas implementadas para el informe de la huella de carbono en el proceso agrícola.