fbpx Conosur

Los maridajes perfectos para un Cabernet Sauvignon

¿Con qué maridar un Cabernet Sauvignon? Es una pregunta clave que surge al momento de animarse a probar este reconocido vino color rojo rubí, el rey de los vinos tintos y el más consumido en todo el mundo. El Cabernet Sauvignon es un vino que destaca por su alta concentración de taninos, una sustancia química vegetal que proviene de las partes más sólidas del racimo de la uva y de las barricas de madera que los albergan. Esta propiedad le otorga su distintivo color, además de su característica y potente sensación en la boca relacionada con el cuerpo y textura del vino. 

Proveniente de una de las uvas más trabajadas a escala mundial, representando el 5% de la superficie global, el Cabernet Sauvignon se ha convertido con los años en uno de los vinos más reconocidos en el mundo entero. Por esto, conocer cuál es el maridaje perfecto para este característico vino originario de Francia, es clave para compartir momentos únicos.

¿Con qué se marida un Cabernet Sauvignon? 3 imperdibles

Carnes rojas: un amigo fiel para acompañar

Es conocido el hecho de que el elegante  cabernet sauvignon es un amigo fiel de las carnes. Esto porque las características propias de este tipo de vino lo hacen combinar con los alimentos altos en grasas y nos permite digerir mejor las comidas más contundentes. Por ello, siempre será bienvenido en un asado, especialmente si son de vacuno o cordero y están aliñados con un buen tipo de pimienta. En estas carnes podemos encontrar más grasa y más potencia de sabor, por lo que combinarlas con un vino ácido y de taninos marcados como el Cabernet Sauvignon, es ideal. Más allá del asado, también puede quedar muy bien con un aperitivo a base de paté, albóndigas caseras o carne de pato grasa, que pueden ir al plato acompañados de distintas alternativas como puré de papas y ensaladas. 

Quesos: intensidad y sabor recomendada

Para quienes busquen variar las carnes y probar cosas nuevas, acá hay algunas alternativas que acompañan muy bien al Cabernet Sauvignon. Si sabemos elegir bien con qué armar, una gran tabla de aperitivos con quesos y frutos secos podría tener una gran afinidad con este vino. Los quesos Cheddar y Gouda, por ejemplo, destacan por tener un alto porcentaje de grasas, y por ser maduros,  combinan perfectamente con este tipo de vinos robustos y fuertes. También en ciertos casos de queso parmesano, un acompañamiento con un Cabernet Sauvignon de buena estructura, es una alternativa válida.  

Chocolates y frutos secos: una variedad infaltable

Por último, para los más osados en probar nuevos sabores, algunos chocolates también se pueden combinar con el vino Cabernet Sauvignon. Chocolates amargos o con altos porcentajes de cacao acompañados con vinos altos en taninos es una experiencia aconsejable de probar. El maní, las nueces y las almendras, por su estructura grasa, también pueden ser un buen acompañamiento en un aperitivo para compartir con vino tinto fuerte.

Un vino Cabernet Sauvignon de Viña Cono Sur, por sí solo o acompañado de carnes, aperitivos o chocolates, nos deslumbrará con su personalidad única y sus sabores marcados, con rastros de hojas a ciruela, frambuesa, chocolate y vainilla, los cuales nos invitan a una experiencia memorable.